’ El que crea y bautice se salvará ’ - Dios da su gracia a los humildes - Taxco - esferaperiodistica.com.mx

’ El que crea y bautice se salvará ’



Dios da su gracia a los humildes

| Agencia de noticias Plata Pura | Desde guerrerohabla.com

’ El que crea y bautice se salvará ’

Religión

Abril 25, 2022 00:33 hrs.
Religión Internacional › México
Agencia de noticias Plata Pura › guerrerohabla.com

La Palabra de Dios

Fiesta de San Marcos, evangelista

Primera Lectura
1 Pt 5, 5-14
Queridos hermanos: Que en su trato mutuo la humildad esté siempre presente, pues Dios es enemigo de los soberbios, y en cambio, a los humildes les concede su gracia. Humíllense, pues, ante la mano poderosa de Dios, para que él los levante y encumbre en el momento oportuno. Dejen en sus manos todas sus preocupaciones, pues él cuida de ustedes.

Estén alerta y no se dejen sorprender, porque su enemigo, el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devorar. Resístanle con la firmeza de la fe, sabiendo que sus hermanos, dispersos por el mundo, soportan los mismos sufrimientos que ustedes.

Dios, que es la fuente de todos los bienes, nos ha llamado a participar de su gloria eterna en unión con Cristo, y después de estos sufrimientos tan breves, los restaurará a ustedes, los afianzará, fortalecerá y hará inconmovibles. Suyos son la gloria y el poder para siempre. Amén.

Por medio de Silvano, a quien considero hermano digno de toda confianza, les he escrito esta breve carta para que sepan cuál es la verdadera gracia de Dios y animarlos a permanecer firmes en ella.

Los saluda la comunidad de Babilonia, a la que Dios ha elegido, lo mismo que a ustedes. También los saluda mi hijo Marcos. Salúdense los unos a los otros con el beso fraterno. Les deseo la paz a todos ustedes, los que son de Cristo.
Palabra de Dios
Te alabamos Señor

Salmo Responsorial
Salmo 88, 2-3. 6-7. 16-17
R. (cf. 2a) Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor. Aleluya.
Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor
y daré a conocer que su fidelidad es eterna,
pues el Señor ha dicho: ’Mi amor es para siempre
y mi lealtad, más firme que los cielos’. R.
R. Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor. Aleluya.
El cielo, Señor, proclama tus maravillas,
y tu lealtad, la asamblea de los santos.
¿Quién se compara a Dios sobre las nubes?
¿Quién es como el Señor entre los dioses? R.
R. Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor. Aleluya.
Señor, feliz el pueblo que te alaba
y que a tu luz camina,
que en tu nombre se alegra a todas horas
y al que llena de orgullo tu justicia. R.
R. Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor. Aleluya.



Aclamación antes del Evangelio
1 Cor 1, 23. 24
R. Aleluya, aleluya.
Nosotros predicamos a Cristo crucificado,
que es la fuerza y la sabiduría de Dios.
R. Aleluya.


Evangelio
Mc 16, 15-20
En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: ’Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista a creer, será condenado. Éstos son los milagros que acompañarán a los que hayan creído: arrojarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si beben un veneno mortal, no les hará daño; impondrán las manos a los enfermos y éstos quedarán sanos’.

El Señor Jesús, después de hablarles, subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios. Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba su predicación con los milagros que hacían.
Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús

Reflexión del Evangelio de hoy
Dios da su gracia a los humildes
En esta carta San Pedro se nos muestra plenamente actual. No son ciertamente momentos fáciles para los cristianos, pero contamos con la gracia de Dios que nos alienta, nos anima y ayuda a resistir las continuas tentaciones del Maligno. La clave esta en la Fe, pues, como dice el apóstol, tenemos que darnos cuenta que nuestros hermanos del mundo entero pasan por nuestros propios sufrimientos.

Con la fe puesta en el Señor Resucitado, podemos afrontar los más graves peligros, las más terribles tragedias. Hoy ciertamente no faltan: la terrible pandemia, la guerra de Ucrania, la carestía creciente de los bienes de consumo... pero también hemos de ser conscientes de las que se desencadenan en nuestras almas y tantas veces nos hacen dudar.

El Señor está con nosotros, nos conoce y comprende. Está presto siempre a perdonar, pero necesita nuestra colaboración. Démosle ’cancha’ en nuestra vida, vivamos su presencia en la oración, seamos profundamente humildes y dejemos que Él actúe en nosotros.

El que crea y bautice se salvará
El texto es el final del Evangelio de San Marcos. Jesús se aparece a los once que, previamente, han hecho caso omiso de los testimonios de María Magdalena y otros discípulos que ya lo habían visto resucitado. Tras recriminarles su falta de fe, los envía a predicar: ’El que crea y bautice, se salvará’. La Misión implica la Gracia y el asentimiento personal. Las dos. El encuentro con Cristo implica toda la vida del discípulo y se manifiesta en signos concretos de amor, en auténticos milagros que evidencian la gracia que les alimenta.

Este es el sentido profundo de la Pascua. Cristo está Vivo, con ellos y en ellos merced a la Gracia que se hará tangible de manera extraordinaria en el acontecimiento de Pentecostés. Por ello la Resurrección es no solo de Cristo, sino también nuestra. Es una Fe que llama a una esperanza, a un sentido nuevo y radical de la vida de los hombres.

Pero, junto al Acontecimiento, la Pascua implica la Misión. Todo cristiano, por el hecho de serlo, es un apóstol que predica en su vida la Vida. Este es por antonomasia el carisma de nuestra Orden de Predicadores: frailes, laicos, monjas y toda la familia de nuestro padre Santo Domingo. La antorcha que sostiene el perro en sus imágenes es, sin duda, un signo elocuente de la Luz Pascual que surge en un mundo oscuro y sin sentidos que merezcan la pena.

Por la fe

’Por la fe será distinta la vida
Por la fe, resistirá la esperanza
Por la fe, plantaremos cara a lo ingrato, lo vacío, lo absurdo.
Por la fe derribaremos gigantes, devolveremos la vida a los muertos.
Por la fe espantaremos a la soledad y al miedo.
Por la fe abriremos la puerta al extraño.
Por la fe quemaremos las naves para adentrarnos en la tierra nueva donde Tú nos esperas.
El justo vivirá por la fe’

(José María Rodríguez Olaizola, S.I. ’Cuando llegas’)

D. Carlos José Romero Mensaque, O.P.
Fraternidad ’Amigos de Dios’ de Bormujos (Sevilla)


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.