Lectura política

Alianza PT-Astudillo

Noé Mondragón Norato

Alianza PT-Astudillo

Periodismo

Noviembre 20, 2020 12:52 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

Fue una maniobra distractora. Y la intención fue obvia: desplazar de la encuesta —que aplicará el Morena en las próximas dos semanas—, a la ex perredista Beatriz Mojica Morga, para definir su candidato a gobernador. Sorpresivamente, el coordinador del PT, Victoriano Wences Real, anunció que su precandidata por género, era la ex diputada local, Luisa Ayala Mondragón. Y él mismo si tocaba aspirante masculino. Pero hay lecturas innegables al respecto.
ASTUDILLO: DUEÑO DEL PT. – Tres meses antes de la elección del 1 de julio de 2018, el PT decidió intempestivamente separarse de la coalición ’Juntos Haremos Historia’ ―y sólo para la competencia electoral local— conformada por Morena-PT-PES. Eso fue el miércoles 21 de marzo del 2018. De ahí se abren las lecturas: 1.- El PT le apostó con en ese desprendimiento, a la fuerza política del gobernador Héctor Astudillo. Y por supuesto, al dinero de las arcas gubernamentales a fin de sobornar al propio Victoriano Wences. La razón era obvia: con una alianza local Morena-PT-PES, el número de alcaldías en poder de la misma se iba a incrementar a 18. Fuera el PT de ella, el Morena-PES alcanzó únicamente 13. Es decir, las cinco alcaldías ganadas por el PT, se unirán a estas últimas. Y eso no resultaba conveniente para el actual gobernador en términos de presión política desde un gobierno federal opositor al PRI. 2.- Como muchos políticos perredistas ―como los diputados locales Celestino Cesáreo Guzmán o Bernardo Ortega Jiménez—, Victoriano Wences actúa como un empleado del gobernador. Es decir, se acomoda al personaje que en ese momento detenta el poder. Por esa razón, pasó de ser un anónimo gerente de una sucursal bancaria en Tlapa, a uno de los nuevos ricos de aquellos lares montañeses. Y la maniobra electoral de 2018 le sirvió, además, para colar como diputada local plurinominal a su esposa, Leticia Mosso Hernández. Aliado con el Morena, esa posición la perdería indudablemente. Victoriano privilegió en todo momento, sus intereses de poder. Y decidió tender alianzas soterradas con el gobernador Astudillo. 3.- El nombre de Luisa Ayala Mondragón cayó como balde de agua fría en las aspirantes mujeres a gobernador por el Morena. Porque desde la elección de 2018 se le acusó de liderar un grupo armado cuando buscaba regresar como diputada local compitiendo por el distrito 27, y fuera ya del PRD que la vio nacer. Alejada de su ex tutor político, Sebastián de la Rosa Peláez. Su competencia y aspirante del Morena Erika Valencia Cardona, la acusó de haberla amenazado a través de ese grupo. Al final, Erika le ganó en las urnas. Y desde que Luisa Ayala concluyó su periodo como diputada local en 2015, no ha tenido cargo ni posición de poder alguna. ¿Por qué razón habría de tener presencia en las encuestas cuando se ha mantenido cinco años alejada de la rueda del poder, y lo peor, en una competencia por el gobierno estatal? 4.- La jugada de Victoriano es clara y de doble banda: intenta atropellar las aspiraciones de Beatriz Mojica ―quien apenas en septiembre pasado se afilió al PT— empujando sorpresivamente a Luisa Ayala, una aliada política suya desde antes de 2012, con el único propósito de situarla en la alianza Morena-PT, como diputada local plurinominal. Esta vez dicho partido no competirá por separado en el plano local como sí lo hizo en la elección de 2018 por acuerdo soterrado con el gobernador Astudillo. En ningún momento, el Morena llevaría como candidata a gobernadora a Luisa Ayala, dada su marcada ausencia de operación política y de un lustro en el ostracismo. Victoriano Wences quiso en todo caso, bajarle deliberadamente algunos puntos en las encuestas a Beatriz Mojica. Se entienden que por instrucción expresa del propio mandatario estatal. Pero trasciende que el dirigente del Morena, Mario Delgada, ya autorizó que fuera medida como aspirante externa. Y con la insaciable hambre de poder de Victoriano Wences y hasta del dirigente nacional de PT, Alberto Anaya, la coalición con el Morena está en riesgo. No se ha dicho la última palabra.
HOJEADAS DE PÁGINAS…Los delirios del poder afectan a quienes no lo saben controlar. El rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, finca su apuesta en la prolongación de la pandemia Covid-19. Y si no logra modificar el Estatuto y la Ley Orgánica a fin de promover su reelección, está basculando la posibilidad de nombrar un rector interino por dos años a partir de abril próximo. Desde luego, de su corriente el Fredeuag. Y que responda fiel y lealmente a sus intereses. Qué tal.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor