En las nubes

Calígula. No lo vas a creer

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Calígula. No lo vas a creer

Periodismo

Agosto 18, 2020 20:08 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo, afirma: › guerrerohabla.com

Lo que más nos gusta de la historia es que, no importa cuánto aprendas, todavía hay muchos hechos que sorprenden todos los días.
Ponemos un ejemplo clásico para que nadie haga reclamos.
El emperador romano Calígula es ampliamente conocido como un tirano loco, pero la falta de amor por los animales es un rasgo que no se puede atribuir al jefe del estado romano.
Según los informes, Calígula fue especialmente cuidadoso y protector de uno de sus caballos, a quien llamó Incitatus.
El emperador amaba tanto al caballo que tenía un pesebre de marfil construido para que el equino comiera, un collar con piedras preciosas, así como un palacio completo con sirvientes.
El chiste de la historia es que el emperador romano incluso intentó convertir a Incitatus en cónsul, aunque sin éxito.
Moraleja: En México nombramos cónsules y embajadores a diestra y siniestra. Y no somos, aún, emperadores.
Si tú también compartes esta fascinación con los hechos gloriosos, pero a menudo extraños del pasado antiguo y no tan lejano, no te sentirás decepcionado con esta anécdota del presente.
El jefe del Ejecutivo afirmó en su más reciente mañanera, allá en Acapulco que ya perdonó a Calderón. Pero no olvida lo que le hizo.
Recuerda lo que respondió un catedrático universitario a quienes daban lata:
Al maestro Mariano Azuela Rivera, nuestro amigo hijo del escritor de ’Los de Abajo’, sus alumnos en la UNAM bromeaban con él. En cierto modo estaba harto.
Y uno de ellos, especialmente, el escritor Francisco Liguori, muy nuestro amigo, con buen humor escribía en el pizarrón, cuando el profesor llegaba tarde:
’Al caro maestro Azuela, con tanto estudio y trabajo, se le hace tarde. Carece de ala y le pesan ’Los de Abajo’. Te lo dicen todos los estudiantes presentes, sentados en nuestras bancas, sin café y casi en la penumbra’.
Y él, Azuela Rivera que llegaría a ser ministro de la Suprema Corte y más tarde senador de la República, les respondía ufano, con letra, en el mismo pizarrón, sin borrar el texto anterior:
’A la luz de los quinqueses.
Tomando nuestros cafeses.
Sentados en los sofases.
Me acuerdo de sus mamases’.
Aquí, compartimos también otras historias y hechos fascinantes e increíbles.
Como la época en que los gatos fueron prohibidos.
Y las ratas como en México se multiplicaron, hasta que llegó el mañanero y trata de acabar con esos roedores humanos ya en desbandada, por fortuna.
La Universidad de Oxford es más antigua que la civilización azteca.
Es cierto, la enseñanza en la Universidad de Oxford comenzó en el lejano año de 1096.
El Imperio azteca solo comenzó en el siglo XIII con la fundación de la ciudad-estado de Tenochtitlán en 1325.
Empero, Oxford tampoco es la universidad más antigua conocida en el mundo.
Con el título de la Universidad de Nalanda en el norte de la India, que reunió a académicos de toda Asia y comenzó a principios del siglo V.
Desafortunadamente, la universidad fue destruida por los invasores en 1193.
El tenedor es un invento chino que no se usó en Europa hasta que Catalina de Médicis popularizó el utensilio en el siglo XVI.
Antes de que la reina francesa pusiera los tenedores de moda, se les consideraba sacrílegos durante al menos 500 años.
El tridente era el signo del diablo y ningún cristiano estaría de acuerdo en mantener el utensilio en su mesa.
Hubo una guerra contra los gatos en la Europa del siglo XIII
El gato negro todavía está asociado con la brujería y algunas personas lo consideran un mal augurio hasta el día de hoy.
Pocas personas saben que esta tradición se remonta al siglo XIII, cuando el Papa Gregorio IX proclamó que los gatos eran los ayudantes del diablo y que propagaban enfermedades a través de las ciudades.
Como resultado, innumerables gatos fueron exterminados en toda Europa.
La ausencia de gatos, a su vez, condujo a un aumento masivo de la población de ratas en las ciudades, que, como sabemos hoy, fueron las portadoras de la peste bubónica, una de las epidemias más mortales de la historia que, irónicamente, comenzó solo unas pocas décadas.
Ahora como antaño se les persigue legalmente.
craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor