Gobiernan cárteles Guanajuato y su policía es la más afectada - En las últimas semanas los elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado han manifestado su descontento por la falta de reacción de sus superiores ante las muertes de los policías - Álvaro Obregón - esferaperiodistica.com.mx

Gobiernan cárteles Guanajuato y su policía es la más afectada


En las últimas semanas los elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado han manifestado su descontento por la falta de reacción de sus superiores ante las muertes de los policías

| SIN EMBARGO | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Gobiernan cárteles Guanajuato y su policía es la más afectada

Política

Abril 28, 2021 02:03 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
SIN EMBARGO › Emmanuel Ameth Noticias

Guanajuato es la entidad con mayor número de muertes de policías de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE), con 30 casos en 2021; denuncian abusos y carencias de equipamiento adecuado, además de acoso laboral por parte de mandos medios y altos, esto, en medio de amenazas del crimen organizado, muchas de las cuales

En las últimas semanas los elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE), han manifestado su descontento por la falta de reacción de sus superiores.

Tan sólo en el mes de abril once oficiales y exoficiales que han sido asesinados solo en abril, cuatro son FSPE, varios de los cuales murieron no en acción sino después de ser privados de su libertad.

Por los 30 homicidios solo habría cinco detenidos, según el conteo hemerográfico que Pop Lab realiza a través del micrositio Oficial Caído.

También ha trascendido que el principal objetivo de los ataques a FSPE es el Grupo Táctico Operativo, señalado por ser privilegiado a los ojos de Alvar Cabeza de Vaca, secretario de SPE, mientras el resto de la tropa denuncia abusos y carencias de equipamiento adecuado, además de acoso laboral por parte de mandos medios y altos, esto, en medio de amenazas del crimen organizado, muchas de las cuales, sí se materializan.

El pasado 22 de abril, Óscar Guillermo Ríos Álvarez, director del CERESO Mil de Valle de Santiago, fue atacado a tiros en la ciudad de León, cuando salía por la mañana y abordaba su vehículo en la colonia León Moderno. Fue llevado a un hospital y se reporta grave.

En su auto fue encontrada una cartulina con amenazas, a él y a otros directivos del Sistema Penitenciario, que junto con las FSPE forma parte de la estructura de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, por presuntos movimientos de detenidos en las cárceles de Guanajuato, amenazas que fueron firmadas por un grupo delictivo.

Con estas cifras el estado vuelve a encabezar, por cuarto año consecutivo, la lista de asesinatos policiales a nivel nacional, superando incluso al Estado de México, que hace unas semanas reportó la masacre de 13 elementos en un mismo día.

Sobre las seis bajas más recientes, registradas entre el 15 y el 20 de abril, tres fueron municipales y el resto, en la Fiscalía General de la República, otra, la policía estatal de Querétaro y una más, de un integrante de las FSPE, respectivamente.

Esto lleva a que la entidad tenga en promedio un homicidio policial cada 3.9 días y representan el 19.8 por ciento del total nacional, tomando las cifras que proporciona para el resto del país la organización Causa en Común.

Para dimensionar la gravedad del asunto, de los 256 oficiales y ex oficiales asesinados de 2018 a la fecha en Guanajuato duplican la cantidad del Estado de México, segunda en la lista.

El riesgo de la profesión es una constante, que se materializó de la manera más desmesurada en julio del año pasado, con el más grave de los atentados contra oficiales guanajuatenses, no solo de FSPE sino de cualquier otra corporación, cuando cobró la vida de cinco policías estatales, en un ataque directo en una carretera de Jerécuaro.

En 2021, el conteo de policías asesinados en Guanajuato inició justo con el homicidio de un policía estatal en Villagrán, el 11 de enero, desde entonces han ocurrido otros 6 ataques fatales contra elementos de esta corporación, incluyendo uno de los perpetrados con más saña: el de la oficial Ofelia ’N’.

El cadáver de la agente, de 30 años, fue encontrado el 18 de enero con heridas de arma de fuego y de tortura debajo del puente ’Crucero de Chico’, en la comunidad San Vicente de Flores, en Salamanca. Un día antes, sujetos la habían sustraído con lujo de violencia de su casa en la colonia Constitución de Apatzingán, en Irapuato, donde asesinaron a su pareja, un taxista de 37 años.

Este año, su caso y el de una ex oficial de tránsito, en Apaseo el Alto, se suman a la lista de mujeres policías asesinadas en el estado. Estos dos homicidios están entre los cometidos de forma atroz, porque fueron torturadas y sus cuerpos expuestos en vía pública.

Luego, el 31 de marzo, Oswaldo Alexis ’N’ fue privado de la libertad por un comando criminal en su día de descanso en la comunidad Los Rodríguez de Silao.

El operativo llevado a cabo inmediatamente después del reporte de sustracción ilegal incluyó no solo la participación de sus compañeros en FSPE, sino de la Guardia Nacional, agentes ministeriales y municipales, quienes persiguieron a los delincuentes que asesinaron y abandonaron el cuerpo del oficial en un vehículo e intentaron huir hacia una zona de sembradíos. Cinco civiles fueron abatidos en el lugar, sin embargo, un menor de edad, ajeno a los hechos, resultó con heridas leves por disparo de arma de fuego.

Las otras cuatro bajas de agentes estatales ocurrieron en abril: el día 5, dos elementos murieron en un enfrentamiento donde tres civiles fueron abatidos en la colonia Lázaro Cárdenas, en Irapuato. Trascendió que los primeros, de los que no se proporcionaron datos, estaban custodiando a un comandante.

Ese mismo día, también en Irapuato, otro agente de la misma corporación fue privado de su libertad en su domicilio. Fue encontrado asesinado el día 11, con signos de violencia, maniatado y disparos de arma de fuego, a pocos metros de la autopista Salamanca-León.

El último de los elementos estatales caídos no solo fue víctima de homicidio: el cuerpo apareció decapitado el pasado 18 de abril en un camino rural en el municipio de Romita.

En respuesta a lo anterior el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo se deslinda de los casos de los fallecidos y sólo les dan sus condolencias a las familias de los oficiales caídos en los últimos días, el gobernador mencionó que hay un compromiso del gobierno del estado con las FSPE, que se ha traducido en mejores prestaciones y equipamiento. Sin embargo estos ataques, dijo, son resultado de su trabajo, pues el 90% de las puestas a disposición de detenidos corresponden a esta corporación (el resto lo hacen las policías municipales), lo que, aseguró, convierte a FSPE en ’la segunda policía más confiable de todo México’.

En esa ocasión detalló que ya se habían girado instrucciones para apoyar a los oficiales caídos. Lo presumió poco antes el secretario Alvar Cabeza de Vaca: las Fuerzas de Seguridad Pública son la única corporación policiaca del país que ofrece un seguro de vida por un millón 200 mil pesos para las familias.

A diferencia del año pasado, cuando Celaya fue donde se perpetraron más asesinatos de policías, con 21 casos de varias corporaciones, y que recién fue nombrada ’la ciudad más violenta del mundo en 2020’, ahora es Irapuato el municipio puntero, con seis.

Irapuato, junto con otras cuatro ciudades guanajuatenses, León, la capital, Salamanca y Pénjamo, superan de forma individual a más de la mitad de las entidades del país en el rubro, y entre esos cinco acumulan en total 19 asesinatos de oficiales este año.

En la lista de agentes asesinados en 2021 destacan dos casos por circunstancias poco usuales. Uno es el caso de Diego ’N’, un policía municipal de León adscrito al COT (Comando de Operaciones Tácticas) quien falleció en un presunto accidente de tiro en hechos que no han sido del todo esclarecidos: no ocurrió en el campo de prácticas de la academia sino en un inmueble abandonado ubicado en la comunidad de Santa Rosa Plan de Ayala, donde de forma extraoficial los oficiales suelen acudir para mejorar su puntería y perfeccionar habilidades con las armas de fuego, pese a que la corporación ya cuenta con un recientemente inaugurado polígono de tiro.

Familiares del joven de apenas 20 años declararon que las versiones que les brindaron las autoridades les fueron dadas con sigilo y chocan por el alto grado de irregularidades como el generar un folio horas después del accidente y el no mencionar dónde ocurrieron los hechos.SIN EMBARGO


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor