La necedad del tricolor. - Editorial Central - Álvaro Obregón - esferaperiodistica.com.mx

Editorial Central

La necedad del tricolor.

Editorial Central

La necedad del tricolor.

Política

Junio 18, 2022 12:25 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Editorial Central › Portal Central MX



¿Qué tienen en común el tricolor pambolero y el tricolor político?

Que quienes los dirigen han sufrido derrotas francamente brutales con sus más enconados rivales, y aún así no dimiten para que alguien intente rescatar su vilipendiada gestión.

El caso más alarmante es el del tricolor político, un partido que históricamente ha sido calificado de ’hacedor de instituciones’ por sus integrantes, simpatizantes y sobre todo por quienes se han beneficiado sin pudor alguno de él, en detrimento de sus verdaderos cimentos políticos e ideológicos.

Es cierto, los documentos básicos y postulados doctrinales del PRI son, teóricamente, los más cercanos ’al pueblo’, ese ente etéreo al que se acude discursivamente para vindicar cualquier clase de tropelía.

El problema del PRI no son sus postulados, el grave problema es que quienes llegan ahí para aplicarlos, en el camino sufren un desvío inexplicable que termina en grandes actos de corrupción emanados de esa institución.

Las dos funciones principales de un partido político son ganar elecciones y, en la estricta aplicación de sus principios, gobernar bien. El PRI ha demostrado a lo largo de su enorme historia que sabe gobernar, que tiene cuadros de extraordinaria sapiencia y capacidad para generar resultados positivos para la sociedad.

Desafortunadamente esa capacidad se transformó, como un ejemplo dramático del sino del extraño caso del doctor Jekyll y mister Hyde, de Robert Louis Stevenson, de un político capaz y profesional, en un monstruo de inmortal corrupción.

El caso más reciente, el de Alejandro (vanidosa e infantilmente autollamado ’Alito’) Moreno Cárdenas, el actual presidente del tricolor político, es francamente emblemático por su reiterada y chocante confirmación.

’Alito’ Moreno fue un gobernador oscuro, con infinidad de hechos publicados y demostrados, periodísticamente al menos, de enriquecimiento ilícito.

En su carrera política ha tenido más acusaciones que triunfos electorales, más conflictos mediáticos y legales que campañas ganadas.

De hecho, este dirigente es una tragedia para el PRI, como su presidente nacional, Alejandro ’Alito’ Moreno ha perdido, en tres años, ¡10 gubernaturas!

En ese contexto, su partido enfrentará las elecciones de 2023, en los que estarán en disputa los dos únicos estados que le quedan, Coahuila y Edomex, y la presidencial en 2024.

Ante eso se enfrentará un hombre prototípico del partido que ha gobernado el país y sus estados por casi un siglo; un hombre que quedará marcado por el resto de su vida por esa infausta expresión ’a los periodistas no hay que matarlos a balazos, hay que matarlos de hambre…’.

Un hombre marcado por su vulgaridad verbal y política.

Ese es el destino del PRI, si no hacen algo para cambiarlo.


Ver nota completa...


Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.