Papa Francisco: ¿Dónde estaba Dios en 2020?


*Sus palabras en el Te Deum del 31 de diciembre, leídas por el cardenal Giovanni Battista Re

| Antoine Mekary | Desde guerrerohabla.com
Papa Francisco: ¿Dónde estaba Dios en 2020?

Religión

Enero 01, 2021 14:22 hrs.
Religión Internacional › México
Antoine Mekary › guerrerohabla.com

www.guerrerohabla.com

Vatican News – 01 enero, 2021.-Por su interés, ofrecemos la homilía completa, traducida al español por Aleteia, que el Papa Francisco preparó ayer para despedir el año 2020, y que no pudo leer en persona por hallarse aquejado de una fuerte ciática:

¡Queridísimos hermanos y hermanas!

Esta celebración vespertina tiene siempre un doble aspecto: con la liturgia entramos en la fiesta solemne de María Santísima Madre de Dios; y al mismo tiempo concluimos el año solar con el gran himno de alabanza.

El primer aspecto se discutirá en la homilía de mañana por la mañana. Esta noche damos espacio al agradecimiento por el año que llega a su fin.

«Te Deum laudamus», «Te alabamos, Dios, te proclamamos Señor…». Puede parecer forzado dar gracias a Dios al final de un año como este, marcado por la pandemia. Mis pensamientos van a las familias que han perdido a uno o más miembros; pensemos en los que han estado enfermos, los que han sufrido la soledad, los que han perdido el trabajo…

Dios no es despiadado
A veces alguien pregunta: ¿qué sentido tiene un drama como este? No debemos apresurarnos a responder a esta pregunta. Ni siquiera Dios responde a nuestros ’porqués’ más angustiosos recurriendo a ’razones superiores’.

La respuesta de Dios sigue el camino de la Encarnación, como pronto cantará la Antífona del Magnificat: «Por el gran amor con que nos amó, Dios envió a su Hijo en carne de pecado».

Un Dios que sacrificara a los seres humanos por un gran designio, incluso el mejor posible, ciertamente no es el Dios que nos reveló a Jesucristo. Dios es Padre, «Padre eterno», y si su Hijo se hizo hombre, es por la inmensa compasión del corazón del Padre.

Dios es Padre y pastor, ¿y qué pastor daría aunque fuera una oveja, pensando que mientras tanto le quedan muchas? No, este dios cínico y despiadado no existe. Este no es el Dios a quien «alabamos» y «proclamamos Señor».

Está en el Buen Samaritano
El buen samaritano, cuando se encontró con ese pobre medio muerto al lado del camino, no le dio un discurso para explicar el significado de lo que le había sucedido, quizás para convencerlo de que realmente era bueno para él.

El samaritano, movido por la compasión, se inclina sobre ese extraño, lo trata como a un hermano y lo cuida haciendo todo lo que está a su alcance (cf. Lc 10, 25-37).

Aquí sí, quizás podamos encontrar un «sentido» de este drama que es la pandemia, como de otros flagelos que afectan a la humanidad: el de suscitar en nosotros compasión y suscitar actitudes y gestos de cercanía, cuidado, solidaridad, de cariño.

Esto es lo que ha sucedido y está sucediendo en Roma en los últimos meses; y sobre todo por esto, esta noche, demos gracias a Dios, demos gracias a Dios por las cosas buenas que sucedieron en nuestra ciudad durante el encierro y, en general, en la época de la pandemia, que lamentablemente aún no ha terminado.

Los buenos samaritanos de hoy
Son muchas las personas que, sin hacer ningún ruido, han intentado hacer más llevadero el peso de la prueba. Con su compromiso diario, animados por el amor al prójimo, realizaron esas palabras del himno Te Deum: «Todos los días te bendecimos, alabamos tu nombre por siempre». Porque la bendición y alabanza que más agrada a Dios es el amor fraternal.

Los trabajadores de la salud – médicos, enfermeras, enfermeras, voluntarios – están a la vanguardia, y por eso están particularmente en nuestras oraciones y merecen nuestra gratitud; así como muchos sacerdotes, religiosos y religiosas, que hicieron todo lo posible con generosidad y dedicación.

Pero esta noche, nuestro agradecimiento se extiende a todos aquellos que se esfuerzan todos los días para que sus familias sigan adelante de la mejor manera posible y a aquellos que están comprometidos con su servicio al bien común.

Pensemos en los administradores y docentes escolares, que juegan un papel fundamental en la vida social y que tienen que afrontar una situación muy compleja. También pensamos con gratitud en los administradores públicos que saben aprovechar todos los buenos recursos presentes en la ciudad y en la zona, que se desvinculan de los intereses privados y también de los de su partido.

¿Porque? Porque realmente buscan el bien de todos, el bien común, el bien partiendo de los más desfavorecidos.

Dios está en quien hace el bien
Todo esto no puede suceder sin la gracia, sin la misericordia de Dios. Nosotros – lo sabemos bien por experiencia – en los momentos difíciles tendemos a defendernos – es natural – tendemos a protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos, a proteger nuestros intereses …

¿Cómo es posible entonces que tantas personas, sin otra recompensa que la de hacer el bien, encuentren la fuerza para preocuparse por los demás? ¿Qué los impulsa a entregar algo de sí mismos, de su propia comodidad, de su tiempo, de sus posesiones, para dárselo a los demás? Después de todo, incluso si ellos mismos no lo piensan, la fuerza de Dios los empuja, que es más poderosa que nuestros egoísmos.

Por eso, esta noche lo alabamos, porque creemos y sabemos que todo el bien que se hace día a día en la tierra viene, al final, de él, viene de Dios. Y mirando al futuro que nos espera, nuevamente imploramos: «Que tu misericordia esté siempre con nosotros, en ti hemos esperado». En ti está nuestra confianza y nuestra esperanza.

Fuente: ALETEIA


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor