Periodistas en riesgo

Perfil de México

Periodistas en riesgo

Armando Ríos Ruiz

Periodistas en riesgo

Justicia

Enero 14, 2022 13:06 hrs.
Justicia Nacional › México Ciudad de México
Armando Ríos Ruiz › El Informador Analítico

Hace unos días publiqué en este espacio, citas de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, que habla de la casi nula acción de las autoridades encargadas de prevenir y perseguir el delito, que el año pasado sólo atendieron siete por ciento de más de 21 millones de ilícitos cometidos en todo el país. Cifra ridícula que para variar, coloca a México en los primeros lugares del mundo en ese rubro, como en otros, siempre negativos.
Infobae, el sitio de noticias en español más leído del planeta, asegura que México ocupa segundo lugar en asesinatos de periodistas, sólo superado este año por Afganistán, un lugar eternamente en guerra, en donde 73 por ciento de su población vive en zonas rurales, en la pobreza, a pesar de tener el subsuelo atiborrado de petróleo que las empresas petroleras de Estados Unidos ansían explotar desde hace mucho tiempo y una economía que depende de la siembra de amapola, así como una minería rica en diversidad de minerales.
Asegura que en el acumulado de los últimos cinco años, México es el país del planeta con más periodistas asesinados (66), por delante de los 53 de Afganistán y los 40 de la India. Desde hace tiempo es campeón del mundo en ese rubro, seguido de Afganistán y Filipinas. Difícilmente perderá el título.
El asesinato de periodistas en México no es nuevo. Prevalece desde hace muchas décadas y siempre, los gobiernos han implementado aparatos para acabar con esta situación. Sin embargo, los crímenes contra el gremio han permanecido impunes.
No obstante, durante el presente sexenio no se ha inventado una estrategia para su protección. Si no existe siquiera para la salvaguarda de todo el pueblo mexicano, con 130 millones de habitantes, ¿qué puede esperar el sector más despreciado, vilipendiado, fustigado por el máximo mandatario, que un día sí y otro también dicta pestes desde su pulpito mañanero en contra del mismo?
Al recibir el Premio Nobel de la Paz junto con su colega filipina María Ressa, el periodista ruso Dimitry Muratov pidió un minuto de silencio por los reporteros asesinados recientemente en Oslo. Dijo que ’somos el requisito indispensable para el progreso. Somos el antídoto contra la tiranía (…) Pongámonos en pie y honremos con un minuto de silencio a nuestros colegas periodistas (…) que dieron su vida por esta profesión’. Añadió: ’Quiero que los periodistas mueran de viejos’.
La filipina Ressa atacó a los grandes grupos tecnológicos que permiten la difusión de ’un lodo tóxico’ en las redes sociales por su codicia. Mencionó que su poder ’permitió que el virus de la mentira nos infectara a cada uno, enfrentándonos entre nosotros, sacando a la luz nuestros miedos, nuestra rabia y nuestro odio, preparando el terreno para la llegada de dirigentes autoritarios y de dictadores. ¿Hablaba de México, cuya situación es mundialmente conocida?
Molesta por lo que pasa en diferentes partes del mundo, situación que triste y lamentablemente encabeza México, sostuvo: ’necesitamos que el periodismo independiente sobreviva, primero brindando una mayor protección a los periodistas y defenderlos contra los Estados que atacan a los periodistas’.
Tarea por demás difícil, principalmente cuando existen países en los que los propios mandatarios, responsables de la seguridad del pueblo que gobiernan, están más empeñados en prodigar abrazos a quienes asesinan y hasta responden por cuenta propia al llamado que se hace en el discurso diario, que desprestigia a los comunicadores. Que los exhibe y los vilipendia con una constancia infinita, rabiosa, violenta. Matarlos es quedar bien con esa política.
Además, significa quitar de enfrente a quien estorba. A unos, porque se atreven a publicar sus hechos. A otros, porque se niegan a plegarse a sus designios. A sus acciones descabelladas y absurdas. A aplaudir sus fallas garrafales y necias. Sus despilfarros y sus yerros.
Curioso. Pero entre otras fallas, esto es lo que aquí, aún muchos aplauden.
ariosruiz@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.